Image default
Domi-Actualidad

Mi encierro en la Mina

Por Aik Ambiorix /Aikambiorix@gmail.com.
Santo Domingo. – A propósito de Gregory Méndez y Carlos Yepez, atrapados a más de 100 metros de profundidad en una mina de Maimón y de los 10 mineros en Coahuila, México, sé que hay varios dramas sociales, humanos, espirituales, emocionales y hasta económicos y políticos, producidos por cualquier tipo de encierro.

Esto se entiende cuando usted sólo es el atrapado o cuando se dispone a poner algo de empatía, en el mismo lugar de la víctima, y es cuando usted también comienza a sentirlo.

Por lo breve de mis artículos, esta vez, solo me refiero al encierro del tipo emocional, condición que produce estados difíciles, donde el individuo puede llegar a otras consecuencias peores.

La gente, por muy rica o pobre que sea siempre posee tipos específicos de riquezas. A aquel que tenemos como pobre, posiblemente disfrute de salud física, moral y espiritual, por lo que, muchos poseedores de grandes riquezas pagarían lo que sea por disfrutarlas junto a sus bienes materiales, poseídos de buena fuente o de sus dineros ilícitos.

De cualquier forma que sea, podemos salir del encierro emocional o ayudar a otros a lograrlo. Un amigo que pasó por un gran trauma hospitalario en estado de coma, al salir del mismo, me narra que: “más que un túnel, que es lo que todos esperan ver cuando mueran,me encontré conmigo mismo, con mi salud y mayores valores espirituales. Salí así, del encierro que vivía antes de enfermarme”.

Sin embargo, hay otros que salen airosos ante problemas de salud o cualquier otro mal que les afectó en el pasado y se sienten todavía atados, sólo por una condición creada por ellos mismos.

¡Son libres y siguen encerrados dentro de la mina!

Todo ser humano tiene grandes desafíos de ayudar en estas condiciones a todo el que le rodea.

El escritor Leo Buscaglia, en su libro: “Amor”, narra un hecho conmovedor: preguntó a sus alumnos por una destacada compañera; nadie supo responder. Más tarde, su madre informó al grupo de alumnos que hacía más de dos semanas que la niña se había suicidado, a lo que respondió Buscaglia: “¿Cómo es posible
que existan personas rodeadas de mucha gente y vivan vidas de tanta soledad?”, y añado: Atrapados en una mina.

podría interesarle

Lluvias dispersas y temperaturas agradables, restricciones en las costas

Redacción

CAASD trabaja para corregir avería que afecta más de 60 sectores del GSD

Redacción

Clausuran la XXVII Edición Bolsa Turística del Caribe 2023

Redacción
Cargando....